Mes: marzo 2016

El sueño del bebé

El sueño del bebé

En general, los padres recibimos poca información sobre las características y necesidades que debe cumplir el sueño de nuestros bebés para que sea de calidad.
Para los bebés el sueño, además de facilitar la recuperación del organismo, les ayuda al desarrollo del sistema inmunitario y del neocórtex, piezas fundamentales de su salud física y mental, regula el crecimiento de sus órganos, fomenta el desarrollo de la memoria y por supuesto, regenera su energía
Dada la importancia del sueño en el desarrollo de nuestro bebé, ¿qué podemos hacer para mejorar la calidad del mismo?:
– Luz tenue
– Temperatura de la habitación entre 18 y 22º
– Humedad entre el 60-70%
– Ropa de cama ligera, para que la caja torácica del bebé no soporte mucho peso y le permita respirar sin esfuerzo
– Dormitorio libre de polvo
– Cuna que permita la circulación de aire (se recomienda levantar un poco la chichonera), parea evitar el acúmulo de CO2
También es importante un colchón adecuado, ¿en qué debemos fijarnos?:
– Firmeza justa
– Transpirable
– Sin elementos tóxicos (los que aparecen con la etiqueta CE garantizan que cumple este requisito)
– Hecho de materiales que no reaccionen con fluidos (orina, vómitos..)
– Lavable
– Tratado frente a bacterias, moho y otros agentes agresores
Crear un entorno seguro y adecuado facilitará un sueño de calidad a nuestros pequeños y también a sus papas. ¡Qué descanseis!

Anuncios
La lactancia de la matrona

La lactancia de la matrona

Hace 10 años que soy matrona, en mi formación y mi vida profesional me gusta y he centrado mucho de mi trabajo en el postparto y la lactancia. El postparto siempre me pareció el gran olvidado. Las mujeres llegan a casa con su bebé quedan un poco solas, desamparadas, desubicadas. Por esto creé con mi amiga y compañera Susana, “Cummater” (Con las madres) para ayudar a esas madres, porque la matrona tiene mucho que dar, acompañar, reforzar, apoyar a la mujer, a la familia en esta etapa.

El postparto me asustaba un poco y entendía que la lactancia es sacrificada y podía ser dura. A pesar de esto, la lactancia materna fue siempre mi primera opción, nunca dude como alimentaría a Juan. Tuve un parto normal, hice piel con piel desde el nacimiento y en seguida, Juan, estaba al pecho, disfrutando, conociéndonos. La estancia en el hospital, tranquila y feliz. A los dos días nos fuimos a casa.

En casa, a sabiendas que el puerperio es difícil había informado a mi chico y mi familia sobre lo que necesitábamos para que todo fuese bien. Mucha tranquilidad, ayuda, buenos alimentos, probióticos, pocas visitas… La lactancia se empezó a torcer cuando pese a un correcto enganche y succión aparecieron las grietas. Cuantas veces había repetido a las mujeres “Si el bebé se engancha bien, el pecho no duele y evitarás la aparición de grietas”. Las grietas hicieron el enganche super doloroso, sumado a la ingurgitación, apareció la mastitis.

¿En serio? ¿A mí? ¿Gritas? Pero si yo conocía la teoría al dedillo, cuantas veces había solucionado estos problemas en las consultas de lactancia. Pero si Juan se enganchaba perfectamente, ¿cómo me podía doler tanto?

Empezamos con diez días de antibiótico, probióticos y continué con la lactancia a pesar de un doloroso enganche. Estuve tentada de abandonar muchas veces pero, el apoyo de Susana me ayudo cada día que pasaba. Al ver que no mejoraba, volvimos al médico y mis sospechas se hicieron realidad: se había formado un absceso. Me drenaron el absceso, tuve que continuar con antibiótico y poco a poco voy mejorando.

Ahora, después de esta vivencia en mis primeras semanas de maternidad (!que todavía soy una novata!), tengo que reconocer que he aprendido mucho y tengo que pedir perdón. PERDÓN a esas mujeres que cuando me decían que querían dejar la lactancia o no querían dar el pecho, aunque yo respetaba y apoyaba la decisión, algo dentro de mi pensaba que estaba mal, que esa mujer no hacia lo correcto, que no se había esforzado lo suficiente. Sinceramente, lo siento.

A pesar de saber mucho de la teoría de la lactancia, beneficios, … cuando lo vives en primera persona adquieres una nueva visión. No creo que ahora sepa más pero, si soy más consciente de lo que lo que dicen los libros, los estudios, los expertos,…no se adapta necesariamente a tus vivencias, sensaciones, sentimientos. Perdón a todas mujeres, si alguna vez visteis un atisbo de reproche en mis ojos cuando me dijisteis que ya no podías continuar con la lactancia.