Mes: noviembre 2016

MALDITO PUERPERIO

MALDITO PUERPERIO

MALDITO PUERPERIO

Llevo una semana mala….y digo mala en sentido NO figurado.
No es que esté mal, eso no.
Mala porque me siento como el reflejo de las últimas visitas a domicilio que he hecho.
Me siento fustrada, quizás de ver repetido esa sensación de huracán que vive una madre cuando se va a casa con su bebé recién nacido. Ese que imaginabas durante 9 meses, de una forma idílica, prácticamente pintada en un óleo, perfecta, especial……alimentada además por los reflejos que nos llegan todos los días de nuestro entorno, de nuestra sociedad, esas mamas recientes, maravillosas en la portada de una revista, con una “envidiable figura” y sonrientes hasta no poder más….vaya trola!
Estos últimos quince días he hecho tres visitas a domicilio, y he visto tres mamas hundidas en una vorágine maternal de las que no se puede salir siempre airosa.
Si tuviera que dar una recomendación a las futuras madres, creo que la mejor sería RODEATE DE GENTE, no de “gente” cualquiera, sino de otras “huracanadas por la maternidad”, que te apoyen y te acompañen, te ayuden y te aconsejen, te hagan un café o te den un pañuelo, se queden con tu bebé para dormir un rato o te lleven a la peluquería, esas son las buenas.
Una de ellas me sorprendía por el estrés que llevaba en sus hombros, mucho peso, una pesa llamada LO TENGO QUE HACER PERFECTO, y yo me pregunto ¿es que alguien que hace algo por primera vez, lo hace perfecto? Cualquier persona en su sano juicio, tendría clara la respuesta, pero ay! si eres puerpéra la respuesta no está tan clara….y ¿como no lo voy a hacer perfecto? todo el mundo lo hace!…..pues ahí es donde discrepo. Discrepo porque la maternidad es díficil, muy díficil, y no por la maternidad en sí, que puede llegar a ser maravillosa, sino porque quizás sea el mayor cambio que introducimos en nuestras vidas, y como todo cambio hay que saber/poder adaptarse. Nuestra vida es X hasta el día que parimos y entonces se vuelve Z.
Hay que adaptarse como persona, como madre, como pareja….mucha adaptación para que salga todo PERFECTO desde el principio.
Hay gente que se adapta en un mes, otros en seis y otros, otros no se adaptan, sobreviven (creo que los que menos, afortunadamente)
Veo muy a menudo la eterna lista imaginaria de deseos/obligaciones a cumplir:
le voy a dar el pecho……..pero hemos tenido un bebé muy pequeño, que no se engancha, o que no tiene el más mínimo interés por comer, o le han ingresado……y no podemos más, pero es que YO dije antes de parir que le iba a dar el pecho, y nunca me plantee la posibilidad de no poder o no querer hacerlo
va a dormir en mi cama……. pero es que no consigo descansar nada, no me apaño…
voy a portear…….. pero es invierno, me agobio, me duele la espalda….
Son ejemplos, muy simples, pero es que hasta lo más simple nos supone un FRACASO con mayusculas si no se desarrolla tal y como fantaseamos antes de ser madres.
Bienvenidas a la realidad: nada va a ser como fantaseamos, bueno, algo si, les vais a querer como a nadie en el mundo, eso, si
Antes estábamos rodeadas por las madres, hermanas, vecinas, amigas, y la maternidad y sus problemas se compartían delante de un café con toda normalidad. Ahora todo eso se ha perdido, estamos SOLAS y no solas físicamente sino figuradamente, no vale cualquier compañía, necesitamos apoyo y sobretodo comprensión, muchaaaa comprensión y empatía
Chicas, teneis que creer en vosotras, daros tiempo, recuperaros, adaptaros, aprender, equivocaros, llorar, desahogaros, pedir ayuda y disfrutar cada día un poco más de vuestra maternidad, todo mejora, con la práctica, con el tiempo…..

Anuncios